916 387 007 - 610 764 746

 L - V. 10 a 14 y 17:00 a 20:00 de lunes a Viernes.

@admin, Autor en Elter Salud

Síndrome del Túnel Carpiano

Síndrome del Túnel Carpiano

@admin No Comments

El túnel carpiano es un canal o corredor en la cara anterior o flexora de la muñeca, situado entre los huesos de la muñeca y el ligamento anular del carpo, por el cual pasan los tendones flexores de los dedos y el nervio mediano.
El síndrome del túnel carpiano ocurre cuando los tejidos que rodean a los tendones flexores (membrana sinovial) en la muñeca se inflaman y hacen presión en el nervio mediano. La inflamación de la membrana sinovial reduce el espacio del túnel carpiano y con el paso del tiempo comprime el nervio.

CAUSAS:

  • Herencia: es el factor más importante. El tunel carpiano en algunas personas es mas pequeño y se puede heredar.
  • Movimientos repetitivos de la mano.
  • Trabajos que requieren flexión de muñeca.
  • Cambios hormonales en el embarazo.
  • La edad: ocurre con más frecuencia en personas mayores.
  • El sexo: es más frecuente en mujeres.
  • Condiciones médicas: diabetes, artritis reumatoide y desequilibrio de la glándula tiroides.

En la mayoría de los casos hay más de una causa.

SÍNTOMAS:

  • Adormecimiento, hormigueos y dolor en la mano.
  • Sensación de descarga eléctrica, sobre todo en pulgar, índice y dedo medio.
  • Sensaciones extrañas y dolor que recorren el brazo y pueden subir hacia el hombro.

Los síntomas son graduales y suelen ser más severos en el lado del pulgar.
Los síntomas pueden aparecer en cualquier momento del día:

  • Por la noche: si se duerme con las muñecas flexionadas.
  • Durante el día: cuando se sostiene algo en la mano (el teléfono, un libro, el volante del coche…)

Los síntomas pueden disminuir si movemos o sacudimos la mano.
En un principio los síntomas son ocasionales, pero con el paso del tiempo pueden hacerse constantes.
La debilidad muscular ocasionada puede dificultar la motricidad fina, incluso hacer que se caigan las cosas de la mano. Si es muy severa, la musculatura del pulgar se atrofia.

TRATAMIENTO:

El síndrome del túnel carpiano puede modificarse o detenerse en etapas tempranas, pero si no se interrumpe o modifica la actividad que lo provoca, o se trata en estas etapas, el síndrome empeorará.
TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO:
En etapas tempranas:

  • Férula o inmovilizador. Se utiliza durante la noche o en actividades que agravan los síntomas. Mantienen la muñeca en posición neutra evitando la irritación del nervio, que se produce con la muñeca en flexión.
  • Medicamentos. Como antiinflamatorios (ibuprofeno)
  • Cambios de actividad. Evitando posiciones o actividades que agravan los síntomas.
  • Fisioterapia.
    Hay que identificar si la causa es a nivel de la muñeca, atrapamiento a nivel del codo (músculo pronador redondo) o en el desfiladero cérvicotorácico a nivel del pectoral menor o en los escalenos a nivel cervical, incluso descartar daño nervioso a nivel radicular C7-C8 o hipomovilidades articulares de la columna vertebral cervical.

    • Masoterapia y tratamiento de puntos gatillo miofasciales.
    • Drenaje linfático o baños de contraste en caso de edema.
    • Movilización neuromeníngea del nervio mediano.
    • Movilizaciónes articulares cervicales, hombro y/o muñeca.
    • Potenciación muscular.
    • Electroterapia: ultrasonido, onda corta y TENS.
    • Terapia miofascial.
    • Reeducación postural glogal (para evitar el acortamiento de la cadena anterior del miembro superior: hombros redondeados, cifosis y cabeza adelantada)
    • Buena ergonomía en las actividades de la vida diaria y adecuado control postural.
  • Inyecciones corticoesteroides. Proporciona alivio pero los síntomas puede volver a aparecer.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO:

Se decide hacer cirugía cuando los otros tratamientos no han sido efectivos o en casos más severos con mucho tiempo de adormecimiento y con atrofia muscular para evitar el daño irreversible.
Después de la cirugía también se recomienda fisioterapia.

Epicondilitis

@admin No Comments

La epicondilitis se conoce también como “codo de tenis”, aunque no quiere decir que sólo afecte a los deportistas de raqueta. Cualquier movimiento en el que la muñeca adopte una postura forzada puede derivar en epicondilitis.
En esta patología se produce una inflamación de los tendones de la musculatura epicondílea. Son los músculos del antebrazo los que provocan la lesión.
En ocasiones se confunde la activación de puntos gatillo de musculatura con dolor referido hacia el epicóndilo con epicondilitis, pero en estos casos no hay inflamación. Sin inflamación no hay epicondilitis.

CAUSAS:

  • El uso repetitivo y persistente de la musculatura del antebrazo produce una inflamción en las zonas tendinosas de estas estructuras.
  • El mal uso de la musculatura del antebrazo o el trabajo de esta musculatura en posiciones forzadas.
  • Caída o golpe directo en el codo.

SÍNTOMAS:

  • Dolor en la cara externa del codo que suele ir acompañada de impotencia funcional en movimientos de presa o agarre con la mano.
  • Dolor punzante a la palpación en la zona lateral externa del codo.
  • Dolor constante y sordo que se puede reflejar hacia antebrazo y muñeca.
  • El dolor aumenta al realizarlo contra resistencia.

TRATAMIENTO:

  • Al inicio de la aparición de los síntomas, crioterapia (hielo. En etapas más avanzadas aplicaremos calor.
  • Uso de antiinflamatorios no esteroideos (orales o tópicos: geles o cremas).
  • Fisioterapia:
    • Masaje y tratamiento de puntos gatillo miofasciales de la musculatura afectada.
    • Ultrasonidos
    • Láser
    • Estiramientos
    • Ejercicios
    • Kinesiotape

PREVENCIÓN:

  • Higiene postural (realizar los movimientos de manera adecuada para no someter los tendones a tensiones exageradas)
  • Descansar las estructuras después de sesiones de activación elevada.
  • Estiramientos y masajes preventivos.
  • Uso de órtesis o coderas elásticas.

Anomalías de Transición Lumbosacra (Lumbarización y sacralización)

@admin No Comments

Las anomalías de transición lumbosacra se observan desde el nacimiento, aproximadamente en un doce por ciento de la población. La causa es desconocida.

La lumbarización es una anomalía de la primera vértebra sacra (S1) que se individualiza y se torna mas o menos parecida a la quinta vértebra lumbar(L5). Esto ocurre durante la vida embrionaria en la que las cinco vértebras sacras se fusionan para formar un sólo hueso, el sacro. En la lumbarización la primera vértebra sacra no se fusiona al resto del sacro.

En la sacralización ocurre lo contrario, al osificarse el sacro, engloba también a la última vértebra lumbar (L5).

Las sacralizaciones y lumbarizaciones también pueden ser parciales, es decir, sólo una parte de la quinta vértebra lumbar (L5) aparece “fusionada” al sacro (“sacralización parcial”).

El hallazgo de estas anomalías suele ser casual al realizar una radiografía.

Antiguamente se creía que estas anomalías podían causar dolor o “inestabilidad”. Sin embargo estudios científicos han demostrado que son hallazgos radiológicos casuales que no causan dolor por sí mismos.