916 387 007 - 610 764 746

 L - V. 10 a 14 y 17:00 a 20:00 de lunes a Viernes.

Pilates Archivos - Elter Salud

Pilates

¿POR QUÉ ATRAIGO A MI VIDA LO MISMO?

@admin No Comments

Nuestra energía vital, en el momento en que entra en nuestro sistema, se mezcla con la energía que llevamos con nosotros. Modifica su vibración en función de lo que almacenamos: emociones no expresadas.
Cuando estamos a punto de ser atropellados por un coche, nuestro sistema energético pega un subidón espectacular para salvar nuestra vida y lo hacemos porque experimentamos una emoción concreta. En este caso, sería el miedo.
El ser humano, como cualquier animal, ante una situación de peligro actúa de dos maneras posibles: miedo (salir corriendo) y rabia (luchar). Sabemos, instintivamente, igual que cualquier animal, cuando hay que salir corriendo (ejemplo del coche) y cuando luchar. En ese proceso, generamos una energía extra que nos ayuda a realizar dicho proceso.
Pero esa energía, una vez pasado el peligro no la necesitamos por el momento. El animal, en estado salvaje, se deshace de esa energía de diferentes maneras: los pájaros baten sus alas, los felinos afilan sus uñas en un árbol, o se sacuden o bostezan. Realizan lo que llamamos “higiene energética”. Nosotros sin embargo, por esa pérdida de contacto con nuestra parte más salvaje, solemos retener esa energía sobrante, almacenándola en nuestro sistema energético y, con el paso de los años y evento tras evento, logramos acumular suficiente energía como para producir un bloqueo. Un bloqueo energético que vibra en una determinada frecuencia, en la de la emoción que la creó. Miedo, rabia, tristeza. Un bloqueo energético no es otra cosa que una ENERGÍA DE UNA EMOCIÓN NO EXPRESADA.
En nuestro cuerpo almacenamos esos bloqueos energéticos y con el tiempo, podemos sentir que están ahí de manera física. La energía ocupa un espacio físico y es muy común sentir como “una bola en el estómago”, “una presión en el pecho”, etc… Es energía. Energía bloqueada en una determinada frecuencia. Ante un evento concreto, esta energía puede vibrar de formas más o menos evidentes y hacemos sentir “enfados” por algo que creemos que no es para tanto o sentirnos tristes viendo el funeral de un personaje famoso que nada tiene que ver con nosotros. Despertamos ni más ni menos, que nuestra energía bloqueada cuando entramos en contacto con una energía similar vibrando de manera contundente.
A esto lo conocemos como efecto diapasón. Vibramos por “simpatía” con la vibración de otra persona o evento. Pero esto ocurre solamente si tenemos esa energía bloqueada en nuestro interior. A nivel práctico, descubrir que sentimos rabia por un evento externo tiene un efecto muy liberador, ya que nos permite tomar nuestro poder, aceptar que esa emoción reside en nosotros y trabajar para liberarla. A medida que liberamos nuestra energía estancada (bloqueos), la vibración emocional de nuestro entorno nos afecta menos y cambiamos también el tipo de personas y eventos que atraemos a nuestra vida por ese efecto de atracción por “simpatía”. ¿Acaso crees que las personas alegres, tristes, amargadas, etc…que se presentan en nuestras vidas no las elegimos nosotros?, aaahhhh, que ¿crees que es casualidad?… No dudes que están delante de tí porque vibras a esa frecuencia y atraes a tu vida las vibraciones que emites. Esas personas, animales, objetos, etc, no paran de mostrarnos todo lo que somos. Y cuando nos aparece una emoción determinada es una oportunidad más para reconocernos a nosotros mismos y aceptarnos, ¿cómo lo puedo hacer?… Sinceramente, con tomar conciencia de ello sería suficiente, pero estamos tan fuera de contacto de esta parte nuestra salvaje que ya no sabemos distinguir de si tengo hambre o sueño. Por eso ahora tenemos herramientas para desbloquear emociones y trabajar más nuestro interior con Meditaciones, Reiki, Sacrocraneal, y un largo etc. Estas herramientas nos despierta nuestro interior y tomamos consciencia de que lo de fuera no lo podré cambiar jamás, pero mi interior cuando lo cambio, cambia el mundo exterior. Nuestra alma quiere lo mejor para nosotros, pero nuestros datos nos impide comunicarnos con ella.
Por tanto, si aceptamos nuestros conflictos emocionales, seremos libres y las personas que tenías cerca “que te amargaban la vida”, desaparecerán y aparecerán otras personas que vibrarán en tu nueva frecuencia energética. ¿más elevada?… dependerá de nosotros, no de ellos.
(Juan)

RESPONDEMOS COMO LAS MAREAS DEL OCEANO

@admin No Comments

En muchos aspectos, el cuerpo muestra propiedades similares a las del planeta en el que vivimos. El doctor Sutherland ( Descubridor de la terapia Sacrocraneal ) no sólo comparó la fluctuación rítmica del fluido cerebroespinal con la marea oceánica, sino que concluyó que está gobernada por la misma gran inteligencia que gobierna las mareas… y el movimiento de los planetas. En la medicina china se reconoce nuestra conexión con el mundo natural. Según el sistema chino, el fluido cerebroespinal está controlado por la energía del Riñón y los riñones están gobernados por la luna. Por tanto, la luna, que gobierna las mareas oceánicas, también gobierna el funcionamiento del fluido cerebroespinal dentro del cuerpo.

El Doctor Randolph Stone, un osteópata que desarrolló la práctica de la Terapia de Polaridad, describió el fluido cerebroespinal como un campo de almacenamiento y transmisión de energías luminosas y ultrasónicas. Baña la médula espinal y es el depósito de estas finas esencias. A través de esta esencia neutra la mente se manifiesta dentro y a través de la materia como la luz de la inteligencia. El fluido cerebroespinal es el principal punto de encuentro entre el Aliento de Vida y el cuerpo. Es el lugar de confluencia entre lo físico y lo espiritual; una esencia que distribuye el principio de vida por el cuerpo, como la vivificante savia del árbol. Según el físico nuclear doctor R.T. Lustig, ” A través de la física nuclear estamos vislumbrando lo que el fluido cerebroespinal es en realidad… un mecanismo vital que ejerce poderosas influencias sobre la fisiología humana… Un frío análisis investigador de estos campos iluminados… apunta inequívocamente al potencial enterrado en el fluido cerebroespinal… Con el comienzo de la era atómica tenemos un mejor entendimiento de la energía, de sus orígenes y transformaciones… el trabajo de Sutherland… le señala como la primera persona que reconoció la intercambiabilidad de materia y energía dentro del campo de la biología “

    Además de ser compatible con buena parte de las investigaciones modernas, esta visión del fluido cerebroespinal se expone en muchos documentos históricos. Burton, un respetado anatomista del siglo XVIII, dijo que los ventrículos cerebrales (que están llenos de fluido cerebroespinal)  “rocío cerebral”, “néctar de vida”, “fluido divino” y “lágrimas del cielo”. El doctor Magoun declara “Desde que existe la vida, este elemento, el más elevado de los conocidos, es el lugar donde reside esa misteriosa chispa que no puede ser explicada pero sigue estando presente”.

(   Extraido del libro: Terapia Sacrocraneal. De Michael Kern  )

(Juan)

METODO ENERGETICO, WAYNE COOK

@admin No Comments

Del Libro “Medicina energética” de Donna Eden.
La postura Wayne Cook
El hecho de que te sientas estresado o agotado es un indicio de que los meridianos energéticos empiezan a invertir el sentido, por lo que te verás obligado a descansar. En casos más extremos, no sólo se invierte el sentido de los meridianos, sino que también las energías pueden resultar bastante caóticas. La postura Wayne Cook reordena estas energías caóticas y perturbadas.
Yo utilizo la postura Wayne Cook cuando me siento agobiada o estoy muy nerviosa, cuando no logro aclararme acerca de algo o concentrarme o cuando tengo que enfrentarme a alguién o me siento disgustada después de una discusión. Este procedimiento se denomina de este modo en honor a Wayne Cook, un investigador pionero de los campos de fuerza bioenergética, que inventó el procedimiento que me sirvió de base para diseñar este ejercicio. Tal vez en mayor medida que cualquier otro método aislado de los que enseño, la postura Wayne Cook tiene el poder de calmar, poner en orden los pensamientos y ayudar a comprender y afrontar mejor los problemas que se nos presentan.
Esta técnica resulta eficaz incluso cuando el disgusto es tan fuerte que no conseguimos dejar de llorar o cuando acabamos gritando a otros, sumidos en la desesperación o sintiendo que estamos extenuados. Ayuda a equilibrar las hormonas del estrés. Casi de inmediato, empezarás a sentirte menos alterado y menos estresado. La postura Wayne Cook puede ayudar a: ( Resolver un problema interno, tener una visión más amplia, concentrarte mejor, pensar con mayor claridad, aprender de manera más eficaz )
Para hacer la postura Wayne Cook, siéntate en una silla con la espalda recta ( Duración: aprox. 90 seg ) (Adjunto foto)
1) Apoya el pie izquierdo sobre la rodilla derecha. Coloca la mano derecha alrededor de la parte anterior del tobillo izquierdo, y la mano izquierda alrededor del talón derecho, con los dedos enlazados en la parte lateral del pie.
2) Inspira lentamente por la nariz, dejando que la respiración levante el cuerpo a la vez que inspiras. Al mismo tiempo, empuja la pierna hacia el cuerpo, como para estirarla. Al espirar, libera el aire por la boca lentamente, dejando que el cuerpo se relaje. Repite esta respiración lenta y el estiramiento cuatro o cinco veces.
3) Cambia al otro pie. Apoya el pie derecho sobre la rodilla izquierda. Coloca la mano izquierda alrededor de la parte anterior del tobillo derecho y la mano derecha alrededor del talón del pie derecho, con los dedos enlazados en la parte lateral del pie. Sigue respirando de la misma forma.
4) Ahora, coloca las piernas una al lado de la otra, y junta las puntas de los dedos de modo que formen una pirámide. Lleva los pulgares al tercer ojo, justo encima del caballete nasal. Respira lenta y profundamente, inspirando por la nariz y espirando por la boca, unas tres o cuatro veces.
5) Con la última espiración, enrosca los dedos sobre el centro de la frente y, separándolos firme y placenteramente, a través de la frente hasta llegar a las sienes.
6) Poco a poco, ve bajando las manos por la parte frontal. Céntrate en la respiración.

Wayne Cook demostró la eficacia de esta técnica en el tratamiento de la dislexia y el tartamudeo. El ejercicio conecta el circuito energético de tal manera que permite un flujo suave y libre por todo el cuerpo. El estrés hace que cierta parte del cerebro domine al cerebro anterior. La parte del cerebro con la que piensas se va apagando. Mucho antes de que se desarrollara el cerebro anterior, el sistema nervioso autónomo garantizaba la supervivencia de nuestros antecesores en situaciones de amenaza. Las reacciones eran automáticas y no premeditadas. De hecho, era el funcionamiento adecuado y suponía una adaptación excelente. Sin embargo, el trabajo conjunto entre el cerebro anterior, que se desarrolló más tarde, y el sistema nervioso autónomo no supuso presisamente un logro ejemplar por parte de la naturaleza. La postura Wayne Cook ayuda a que las energías de ambos estén equilibradas. Además, resulta útil para un gran número de problemas psicológicos, incluidos los estados de confusión, las manías, las compulsiones, las depresiones, la desorganización y la cólera. La postura Wayne Cook también fortalece la energía global del cuerpo, de manera que resulte menos vulnerable a influencias externas como la contaminación y las energías tóxicas del entorno.
Las alteraciones en la energía se manifiestan en el habla. El interlocutor a menudo no recibe la información que se está intentando transmitir, porque permenece atrapado en este caos energético. Las energías de un orador pueden provocar sueño entre los que lo escuchan o bien llamar su atención. El impacto energético es inmediato y, con frecuencia, deja de ser consciente. Si tuviéramos que hacer el test de energía al público cuando las energías del orador están perturbadas, veríamos que la mayoría también obtiene un resultado bajo. Cuando las energías de alguien presentan claridad y concentración, este hecho también se contagia.
Por ejemplo, ¿no te ha ocurrido alguna vez que, tras asistir a una función de teatro, te gustó tanto que volviste la noche siguiente? Pero, no obstante, esa noche, la función sencillamente no tuvo la misma fuerza que el día anterior. La primera vez, los actores hablaban en un tono suave y congruente. La segunda noche, por algún motivo, quizás debido a una combinación de estrés y agotamiento, sus energías estaban alteradas. Les hubiera resultado útil practicar la postura Wayne Cook.
Como resido en una ciudad de teatro, he demostrado muchas veces cómo una energía alterada puede hacer que los actores pierdan su público y he enseñado a muchos de ellos la postura Wayne Cook para poner en orden sus energías antes de una función. La diferencia se hace notar. Incluso, si no eres actor, es evidente que existe un lugar en tu vida en el que aplicar esta técnica. Aplícala y serás, entre otras cosas, un mejor oyente o público. Si tu pareja parece no escucharte o si te cuesta expresar tu propia verdad, esta técnica constituye la preparación ideal para cualquier confrontación o discusión importante.
(Juan)