916 387 007

 610 764 746

 L - V. 10 a 14 y 16:00 a 21:00 de lunes a Viernes.

Clínica de Fisioterapia en Madrid

Psicología

¿CÓMO NO VEMOS Y CÓMO NOS VEN LOS DEMÁS?

@admin No Comments

¿CÓMO NOS VEMOS Y CÓMO NOS VEN LOS DEMÁS?

La auto-imagen y el auto-concepto que tenemos de nosotros mismos, se basa en las experiencias que hemos tenido a lo largo de nuestra vida y en cómo nos hemos valorado en el resultado de las mismas, siendo ésta última opción, a la que otorgamos el éxito o el fracaso de nuestra imagen.

La auto-imagen es el reflejo de nuestro estado interior, lo que pensamos y creemos de nosotros mismos aparece reflejado en nuestro exterior. Un día podemos levantarnos creyendo que podremos resolver cualquier dificultad  y otro, que perderemos ante cualquier adversidad. Depende de que lado fomentemos, nos sentiremos con un estado de ánimo u otro, repercutiendo de forma directa en nuestro físico.

Si nuestra vida se basa en la presencia de responsabilidades y obligaciones diarias y el escaso tiempo para el autocuidado, terminamos un día mirándonos en el espejo y  teniendo dificultades para reconocernos y valorarnos de forma objetiva. Ésta experiencia se basa en la presencia de pensamientos tales como, “no tengo tiempo para mí, los demás son más importantes” “para qué voy a arreglarme”.

En los trastornos de alimentación como la anorexia y la bulimia, se produce una distorsión de la imagen corporal, caracterizado por pensamientos relacionados con “estoy gordo/a” “no me gusto”, “los demás están mejor que yo” y cuando se miran en el espejo, es lo que ven, a pesar de estar muy por debajo de su peso.

Éste es el efecto de La profecía auto cumplida, que se caracteriza porque nuestros pensamientos guían lo que hacemos, cumpliéndose nuestros grandes temores, por ejemplo, Si pienso que  mi aspecto físico no me gusta y debido a esto mis relaciones sociales y laborales serán un fracaso, mis pensamientos guiarán mi conducta, escondiéndome de los demás, evitando asistir a fiestas o asumir nuevas responsabilidades en  el trabajo.

El vídeo que a continuación quiero mostrar, pone de manifiesto el concepto y la imagen que tenemos de nosotros mismos y cómo nos ven los demás.

En el vídeo vemos como completos desconocidos realizan valoraciones de personas que han visto durante segundos, tiempo suficiente para obtener una primera impresión de su aspecto, carácter y estado ánimo. En ocasiones estamos tan convencidos de lo que creemos que somos, que no nos paramos a valorar lo que realmente transmitimos.

Invierte el proceso de la profecía auto cumplida, arréglate, cuídate y trae a tu mente pensamientos que reflejen que ya has conseguido alguno de tus objetivos de forma realista, y haz que se mantengan en el tiempo, comprobarás que se terminan CUMPLIENDO.

 

Syra Balanzat

LA AUTOESTIMA Y YO

@admin No Comments

¿QUÉ ES LA AUTOESTIMA?

La Autoestima es la valoración y la autoimagen que tenemos de nosotros mismos en relación a las situaciones que nos rodean. Se compone de creencias que definen nuestros actos, emociones y relaciones que guiarán nuestra toma de decisiones.

¿CÓMO SE FORMA LA AUTOESTIMA?

Desde que somos pequeños recibimos mensajes a través de nuestros padres, profesores y figuras de autoridad que definen lo que hacemos, “no sabes hacerlo”, “sigue así, eres estupendo”, y cómo valoran que somos, “eres un desastre”, “eres bueno”,” “eres tan vago que nunca llegarás a nada”.

A lo largo de los años iremos interiorizando y repitiéndonos las valoraciones que nos hayan transmitido y además iremos incorporando las experiencias que hayamos vivido buenas/malas componiendo nuestro  sistema de creencias acerca de nosotros mismos.

Si hemos recibido mensajes positivos y hemos vivido experiencias agradables, nos trataremos con respeto, atenderemos nuestras necesidades  y deseos de forma positiva, aceptaremos nuestros éxitos y errores  y defenderemos nuestros derechos.

Si por el contrario los mensajes recibidos han sido negativos de forma constante y hemos sufrido más experiencias negativas que positivas, podremos desarrollar una autoestima baja:

¨       Antepondremos las necesidades de los demás por encima de las nuestras.

¨       Realizaremos constantes críticas hacia nosotros mismos y hacia los demás.

¨       Inseguridad para tomar decisiones.

¨       Nos compararemos con los demás.

¨       Miedo a cometer errores.

¨       Nos sentiremos culpables y responsables de las consecuencias negativas.

¨       Valoraremos los logros alcanzados como producto del azar y la suerte.

¨       Necesidad de agradar a los demás.

¨       Evitaremos aquellas situaciones sociales, laborales  etc  en las que se  expongan “nuestras debilidades”.

El resultado sería la distorsión de la realidad y la aparición de  sentimientos de frustración, rabia, ansiedad y depresión.

¿Cómo detectar nuestras creencias dañinas y aprender a valorarnos?

-Identificar nuestros pensamientos: ¿qué me digo cuando tengo que alcanzar algún objetivo? ¿Cuándo no salen las cosas como esperaba? ¿Cuándo me miro al espejo? ¿En las relaciones sociales?

“Si no soy la mejor soy la peor” “Nunca conseguiré que se fijen en mí” “Siempre hago el ridículo” “No me ha hecho un cumplido sincero, sólo quiere quedar bien” “Debería caerle bien a la gente” “Soy tonto/a”.

–  Si detectamos al hacernos éstas preguntas que estamos siendo muy críticos con nosotros mismos, que las personas cercanas  no están de acuerdo con nuestra forma de valorarnos  y que el resultado es la presencia de emociones negativas (rabia, tristeza, ansiedad) de forma constante, ESTAMOS DISTORSIONANDO LA REALIDAD.

–  Las comparaciones son injustas. La que no es alta, es baja, la que no es simpática es que tiene un don de gentes y un largo etcétera. Nos pasamos la vida mirando a los que nos rodean comparando aquello que tienen y nosotros no, y lo desgraciados que somos por no ser altos, morenos, rubios, tener dinero o un perro, pero probablemente estemos perdiendo el tiempo, la vida perfecta no existe, gastamos energia en pensar en lo que no tenemos y poco tiempo en valorar lo que sí tenemos y nos hace felices.

–  Se te olvida una parte de la Realidad: Piensa en las cosas que sí has conseguido a lo largo de tu vida, y en la actualidad, las cosas que te aportan tranquilidad y alegría   ¿Las valoras de la misma manera que a la parte negativa? SEGURO QUE NO ¿Cómo te sientes después de valorarlo todo?

–  Desafía aquellas situaciones que temes, PONLAS A PRUEBA, VÍVELAS, NO DEJES DE HACERLAS, y luego valora cómo te sientes. Si te sientes mejor, vas por buen camino, si todavía el sentimiento es negativo, no te preocupes necesitas continuar trabajando en tu auto diálogo negativo, no es fácil cambiar hábitos.

Como puede apreciarse la autoestima se compone de pensamientos, actitudes y emociones que igual que se aprenden desde que somos niños pueden desaprenderse y utilizarse nuevos recursos que nos ayuden a querernos más y a alcanzar nuestros deseos.

Nunca es tarde para aprender a conocerse y a quererse.

 

Syra Balanzat

 

¿COMES DE FORMA COMPULSIVA?

@admin No Comments

¿Quién en alguna ocasión no ha recurrido al chocolate, terrinas de helados, bollos después de haber tenido un mal día?, la ingesta de alimentos de forma ocasional no requiere una atención especial, pero cuando la ingesta se produce de forma frecuente durante un corto periodo de tiempo y hay sensación de pérdida de control podríamos hablar del denominado trastorno por atracón.

:: Los episodios  podrían ir  asociados  a alguno de los siguientes síntomas:

1. Ingesta mucho más rápida de lo normal.
2. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
3. Ingesta de grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre.
4. Comer a solas para esconder su voracidad.
5. Sentirse a disgusto con uno mismo, o gran culpabilidad después del atracón.

::  El trastorno por atracón no se asocia a estrategias compensatorias como en la bulimia o la anorexia (p.ej. vómito, ayuno, ejercicio físico excesivo).

¿Cuáles pueden ser las causas de los atracones?

  1. Realización de dietas estrictas. Se han puesto  de moda dietas caracterizadas por la disociación de alimentos, batidos e importantes  restricciones alimentarias que consiguen la pérdida de peso en poco tiempo pero no logran mantener los resultados a medio-largo plazo. Se caracterizan por el mensaje de “prohibición” que aunque al principio y dependiendo de la motivación puede funcionar,  termina convirtiéndose en una pesadilla caracterizada por más restricciones, limitando nuestra vida social y familiar. Además los pensamientos y preocupaciones giran de forma constante alrededor de lo que “no tengo/puedo comer” apareciendo en consecuencia un sentimiento de fracaso si no se consigue mantener la dieta en el tiempo, por no hablar del efecto “rebote” caracterizado  en comer de forma compulsiva aquellos alimentos que han sido prohibidos y convirtiéndose en  atracones.
  2. Las emociones. En ocasiones vivimos experiencias difíciles en nuestras vidas que pueden “aliviarse” a corto plazo a través del consumo de alimentos. Esto se produce porque por un lado,  el efecto de tragar relaja, y por otro lado,  porque tendemos a consumir alimentos  ricos en hidratos de carbono refinados (azúcar, pan blanco, etc.) nos dan una sensación momentánea de mayor energía o bienestar, porque elevan la cantidad de glucosa en la sangre. Cuando esto sucede el cuerpo produce insulina  provocando un bajón de azúcar que nos hace sentir peor.   La ansiedad y la depresión pueden ser una de las causas de los atracones, apareciendo como consecuencia de no haberlos podido controlar, la culpa y el remordimiento, que aumentaría nuestro estado de angustia  convirtiendo en un  círculo vicioso de emociones negativas nuestro día a día.
  3. El aburrimiento. A veces podemos encontrarnos en situaciones en las que no sabemos qué hacer,  sin tener una actividad establecida, habitualmente suele ser en nuestro hogar en el que las visitas a la nevera se producen con asiduidad. La planificación de nuevas actividades o el mantenerse fuera de casa en éstas ocasiones,  podría ayudarnos a evitar el atracón.

¿Qué puede ayudarme a controlar los atracones?

–  Conocer cual es la causa de nuestra ingesta ¿tengo hambre o estoy nervioso/a, aburrido/a? habitualmente se confunden.

– Visitar a un profesional especializado (nutricionista, endocrino, psicólogo) Se obtiene mejores resultados  si la intervención se realiza a nivel multidisciplinar.

– Si hacemos dietas establecer pautas y hábitos alimenticios que puedan mantenerse a largo plazo.

– Realizar actividades (físicas y de ocio) que ayuden a mejorar el estado de ánimo.

–  Aprender recursos nuevos que nos ayuden a liberar las emociones negativas y que ayuden a segregar la serotonina, por ejemplo: si llegamos a casa después de un día duro de trabajo, sustituir  el atracón por un baño de espuma caliente, salir a dar un paseo, leer un libro que nos guste.

–  Manejar algunos estímulos que potencian el atracón como por ejemplo, comer sin masticar, comer de pie, dar grandes bocados o comer a escondidas, por otros: masticar  durante 1 minuto cada bocado, comer en platos pequeños, utilizar cubiertos para que los bocados sean más pequeños (sándwich, bocadillos), comer acompañado, llevar el dinero justo cuando salimos de casa y realizar 5 comidas diarias para no tener sensación de hambre.

–  Organismos como la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomiendan una dieta en la que el 55% de la energía total proceda de una amplia variedad de alimentos ricos en hidratos de carbono.

 

Syra Balanzat